Our website use cookies to improve and personalize your experience and to display advertisements(if any). Our website may also include cookies from third parties like Google Adsense, Google Analytics, Youtube. By using the website, you consent to the use of cookies. We’ve updated our Privacy Policy. Please click on the button to check our Privacy Policy.

4 Cosas a evitar al crear tu estrategia de mercadeo​

4 Cosas a evitar al crear tu estrategia de mercadeo​

Muchos entendemos mercadeo como un arte en el cual no hay fórmula secreta para ser exitoso y así como cualquier proceso de aprendizaje, descubrir aquellas tácticas que funcionan mejor para cada empresa se logra a través de los errores y analizar lo que funciona mejor para nosotros. Sin embargo, existen formas de minimizar estos errores haciendo previa investigación, aprendiendo de los errores de otros y dedicándole tiempo a planear nuestra estrategia.

En este artículo quiero compartir 4 cosas que con seguridad querrás evitar al diseñar tu estrategia de mercadeo y que son las que ayudan a compañías con equipos más grandes, a optimizar sus recursos y tener un crecimiento más consistente.

  1. Omitir la investigación

    Investigar es parte esencial de planear una estrategia. Si bien no soy fan de medir todo, es importante medir y analizar lo necesario para que nos permita tomar las mejores decisiones para nuestro negocio. Parte de lo que una buena investigación incluye es:

    • Analizar los antecedentes de la situación que te hace pensar que necesitas una estrategia de mercadeo. Eso quiere decir, desempeño de ventas, promociones y tácticas utilizadas en el pasado, así como los resultados de las mismas, ya sean positivos o negativos. 
    • Analizar la competencia y empresas faro, aquellas en las que nos inspiramos. Revisar qué actividades realizan, frecuencia y lo que más podamos encontrar de desempeño. 
    • Hablar con tus clientes, actuales y potenciales, para determinar aspectos en los que pueden innovar y mejorar para este nuevo proyectoNo medir resultados.
  2. No medir resultados.

    Como pequeños empresarios, debido a la gran cantidad de esfuerzo y limitada capacidad de tiempo y recursos,  la mayor parte del tiempo estamos enfocados en tomar oportunidades que directamente traen ingresos a la compañía. Nos concentramos en la operación del negocio y en algunas actividades aleatorias de mercadeo que vemos de otras empresas y creemos que nos pueden funcionar a nosotros también.  Esto ùltimo siendo bastante dañino para nuestra marca y empresa, ya que son inversiones que hacemos aleatoriamente y de manera reactiva, de las cuales muchas veces no conocemos los resultados que tuvieron y otras donde seguramente son negativos, 

    Como mencioné en el punto anterior, parte de la investigación necesaria para determinar las estrategias de mercadeo más efectivas para nuestra empresa, es analizar los resultados de las inversiones anteriores, esto con el fin de determinar cuáles tácticas han tenido los mejores resultados y son las que podemos explotar creativamente.

  3. Ejecutar tácticas y campañas antes que trabajar en la estrategia.

    Dedicarle tiempo a planear e idear las estrategias de mercadeo es parte esencial de lograr buenos resultados.
    Y por qué es importante? Destinar tiempo a sesiones de lluvias de ideas, entendimiento de tus segmento, planeación, trabajo en equipo, revisión de competencia, análisis de debilidades, te permitirá escoger aquellas actividades de mercadeo que son más innovadoras y pueden tener mayores resultados para atraer y mantener tus clientes.

    Esto principalmente porque este tipos de análisis son los que mayor orientación te dan acerca de cuáles podrían ser los mejores caminos y en dónde podrías obtener los mejores resultados de acuerdo tu presupuesto y capacidad de ejecución.

  4. Copiar otras marcas…..NUNCA.

    Finalmente, identificar nuestro factor diferencial, es fácilmente la parte faltante mas común entre pequeños empresarios. En general, es bien difícil de identificarlo o descubrirlo cuando estamos en un mercado o industria muy competitiva o en un boom estacional u ola comercial. Es decir, cuando nos montamos en el tren de vender productos o servicios apalancados de la moda, sin entender realmente nuestro segmento y sus necesidades. Lo más seguro es que tu negocio dure lo que dura la moda y eso es por la falta de una propuesta de valor diferencial y el desconocimiento y/u omisión de las necesidades de tus clientes.

    Hay otros casos donde puede no ser un producto o servicio de moda y simplemente ofrecemos algo muy tradicional de la misma manera que todos nuestros competidores lo hacen. Esto lleva a que nuestros clientes no tengan ningún incentivo adicional para quedarse con nosotros.

    Estos dos casos suceden cuando nuestro negocio está basado y creado en función de lo que otras empresas hacen, tratando de copiar exactamente su oferta sin agregar ningún tipo de valor, esto no quiere decir que al crear una empresa o servicio nos tenemos que inventar la rueda, en la mayoría de los casos siempre existirá un componente estándar e igual entre tu oferta y la de tus competidores pero acompañado de un valor adicional o diferencial que haga que tus clientes prefieran quedarse contigo antes que irse con ellos.

2 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Related Posts